EL TEM ABRE EL AÑO CON UN ESTRENO ABSOLUTO SOBRE ACEPTACIÓN, CABALLEROS Y HADAS MADRINAS

Date : 10 January, 2022

Adrián Novella propone en El xiquet que volia una falda escocesa
un viaje real e imaginario sobre la identidad y los prejuicios paternos

unnamed (1)

Imagen de la lectura dramatizada de la obra

Hace tres años, el joven dramaturgo, actor y director teatral Adrián Novella (València, 1991) publicaba El xiquet que volia una falda escocesa (editorial Bromera), texto por el que había sido reconocido con el Premio de Teatro Infantil Escalante en 2017. La obra, en la que Novella abordaba la identidad de género desde una perspectiva infantil, trataba de un niño que pedía una falda como regalo para su cumpleaños. Ante la incomprensión de sus padres, pone rumbo a Escocia, el único país del mundo donde sabe que los hombres pueden llevar esta prenda sin tener que sentirse señalados o juzgados por los demás.

El texto se mostró ante el público por primera vez en 2019, mediante una lectura dramatizada en el festival Tercera Setmana. Ahora, por fin, vivirá su estreno absoluto los días 16, 22 y 23 de enero (doble sesión a las 17 y las 19 horas) en el Teatre El Musical del Cabanyal-Canyamelar, de la mano de la compañía Bullanga y Escalante Centre Teatral. Bajo la dirección del propio Novella, la obra -que será representada también en funciones escolares entre el 12 y el 21 de enero, a las 10 y 11:30 horas- estará interpretada sobre el escenario por Estela Martínez, Vicent Pastor y Gabriel Benavent.

Recomendada para espectadores a partir de seis años, El xiquet que volia una falda escocesa propone un viaje de transformación en el que los padres se convierten en compañeros, maestros, enemigos, caballeros, hadas madrinas, ovejas rockeras e incluso brujas shakespearianas en su cruzada por hacer reflexionar a su hijo sobre lo que está pidiendo. Sin embargo, como afirma el autor, “son ellos quienes deben valorar las ideas preconcebidas y los juicios que tienen hacia el uso de una prenda de ropa. Se trata de un camino hacia la aceptación y el crecimiento para el niño, pero especialmente para su familia”. ¿Estamos, pues, ante un conflicto de identidad de género? “El protagonista quiere llevar falda, pero no queda claro si se identifica con el género femenino o simplemente quiere una prenda de ropa determinada sin ningún otro trasfondo”, explica Novella. “Precisamente esa es la intención de la obra: quitarle importancia al hecho de no hacer aquello que clásicamente se debe de identificar con un determinado género”.

@
%d bloggers like this: