“En una buena performance no se fuerza nada que no es, no hay trucos”

Date : 11 June, 2019

Tras el silencio empieza a escucharse el murmullo de los alumnos al terminar una de sus clases. La encontramos hablando con un reducido grupo de ellos. Sandra Jonhston es la quinta artista que visita este año el Musical en el ciclo de formación sobre Performance que organiza dentro de su oferta formativa el TEM en este caso en colaboración con la plataforma Diàleg Obert. Nos presentamos, le agradecemos que nos dedique unos minutos, tomamos asiento en una de las sillas en la que unos minutos antes se sentaban los participantes del workshop y empezamos la entrevista.

¿Qué tal ha ido la semana en el workshop que has impartido en el Teatre El Musical?
Normalmente llego con una serie de ideas a los talleres que imparto pero me gusta ir cambiando conforme avanza el curso recogiendo las características de cada grupo. Por ejemplo el taller cambia si el grupo es energético o más pausado. Hemos empezado con ejercicios de respiración y hemos ido encadenando diferentes ejercicios. Lo importante para mi es que todos ellos se puedan encadenar para formar un todo que es el curso. Otro de los aspectos que más me interesa es que los participantes exploren con nuevos materiales y apoyarles para que puedan perderse y poder experimentar con cosas que no son coherentes y no tratar de demostrar que hacer algo bien al grupo y de esta forma crear un clima de confianza. Lo que más me importa es lo que las personas se llevan más allá del workshop.

Sandra Johnston

Eres una performer que trabaja mucho con materiales ¿Ya tienes decidido qué materiales utilizaréis en la muestra del domingo?
El propio grupo decidirá todo, la duración, los materiales empleados, los límites, la interacción o si es un grupo completo o se hace en pequeños grupos o por parejas o tríos. Hay una gran parte del grupo que viene de las artes visuales y su forma de trabajar es con la materialidad. He visto un gran avance en los alumnos y alumnas con su relación con los materiales. Los objetos permiten además de intercambio crear a las personas su propio mundo, su propio espacio.

¿Por qué te dedicas al mundo artístico y concretamente al del arte en acción?
Empecé como pintora. Ahora llevo 30 años enseñando y trabajando no solo performance sino otros medios como el vídeo o la escultura aunque el performance es el corazón de mi práctica porque es una forma muy directa y relacional de comunicación que no sucede con otras disciplinas. Con un objeto pongo capas de información entre el objeto y yo y eso la gente lo percibe.

Siempre vuelvo a la performance porque es como un testimonio de vida en la que cada pieza siempre es única y nunca sale igual. Me parece una situación ideal en cuanto a lo que se refiere la comunicación con la audiencia. Nunca podría dejar de hacer performance.

¿Qué es para ti la performance y qué tiene que tener la performance ideal?
La mejor performance que yo he hecho es la más simple. Fue en Lyon en una pequeña iglesia del siglo XIII. Había un pequeño agujero debajo de los pies. Cuando tienes miedo no puedes hacer saliva. Tratando de hacer saliva me corté y me salió sangre de la boca. Esa gota de sangre fue recorriendo lentamente mi cuerpo hasta caer por el agujero. El concepto era que esa pequeña gota llegaría hasta la tierra. Pero en el momento de la performance me di cuenta que la necesitaba, que esa sangre me pertenecía e intenté cogerla de vuelta a mi cuerpo. Fue creo muy honesto. En una buena performance no se fuerza nada que no es, no hay trucos, hay una comprensión de lo que tiene que suceder.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

@
%d bloggers like this: