“El modelo de sociedad que tenemos condena a las personas creativas a vivir con pocos recursos”

Date : 22 February, 2018

Termina una semana intensa de trabajo en el workshop de música experimental organizado por el Teatre El Musical y Diàleg Obert con Elliot Sharp. Tras la exhibición en abierto con la que concluyen estos cursos, el músico y compositor americano guarda con sumo cariño su guitarra con la que participó en la muestra y nos concede una entrevista. Con 85 trabajos discográficos a sus espaldas y convertido en uno de los pioneros en el uso de la tecnología en los conciertos reconoce durante el saludo previo a las preguntas haber disfrutado mucho tras el contacto con los jóvenes talentos de la performance con los que ha compartido los últimos días.

¿Qué le ha parecido la experiencia en el workshop? ¿Está contento con el resultado de la puesta en escena final?

Hemos trabajado mucho desde el primer día de workshop. El trabajo de todos ha ido creciendo y creciendo. Conforme ha ido transcurriendo el curso nos hemos podido afinar y complementar cada vez más. Estoy muy contento con el resultado.

El grupo lo formaban tanto músicos como artistas en movimiento ¿Ha sido difícil juntar a gentes de disciplinas tan distintas?

Hemos trabajado ejercicios de improvisación para ver de qué forma cada uno pudiera tener las cosas claras en la actuación. Durante la semana el trabajo fundamental ha sido la elaboración de una estructura, de un guión para que cada uno pudiera entrar y salir con sus propios conceptos.

Elliot Sharp

Hemos visto con que mimo cuida su guitarra ¿Va a todos sitios con ella?

Tengo diferentes guitarras pero esta me gusta especialmente. Además tiene un tamaño ideal, es pequeña y la puedo llevar conmigo en mis viajes.

¿En qué proyectos trabaja Elliot Sharp actualmente?

Estoy escribiendo un libro, de hecho he quedado en pocos días con el editor. Es una mezcla de mis memorias y teoría y crítica musical. Por otro lado estoy preparando una ópera que participará en la Bienal de Alemania y se inaugura el próximo mes de septiembre en Colonia.

Después de 85 discos ¿cuál es con el que más se siente identificado?

No puedo elegir uno de ellos como el más representativo de mi carrera porque todos son igual de importantes. Cada uno representa una manera diferente de trabajar, también están basados en diferentes estilos en jazz, blues, piezas más de ópera performática como lo que hemos visto hoy. Cada uno me representa, no puedo elegir ninguno.

Fue pionero en introducir ordenadores en los conciertos ¿Cómo fue la experiencia? ¿Encontró mucha incomprensión?

Mi familia fueron los primeros que pensaron que estaba loco (ríe) Hubo mucha gente que me entendió pero también encontré mucha crítica, es normal. Ahora estoy muy interesado en instrumentos acústicos, en cuartetos de violín, en la voz como instrumento y sin electrónica.

Depende de donde vaya ahora a tocar me está interesando mucho el sonido acústico porque tiene más tonos y más calidad que con la amplificación se pierde matices. Pero como esto no es siempre posible, hay que encontrar la posibilidad de amplificarlo. Lo importante es no esconder la sutileza de la voz y de los instrumentos sin amplificar.

Elliot Sharp

¿Internet ha ayudado o perjudicado a la música?

Para la música la revolución de internet ha sido muy positiva. Ahora se pueden encontrar  músicos, artistas, sonidos nuevos y de cualquier parte del mundo con facilidad. Hace 40 años era sumamente difícil acceder a música más desconocida. Ese es el lado positivo del efecto de internet en la música.

Sin embargo para el negocio de la música, internet no ha sido tan positivo. Yo por ejemplo soy compositor y tenía unos ingresos que venían de la radio que ahora los he perdido por el uso de internet. Ahora los compositores ganamos en comunicación y en poder llegar a mucha gente pero perdemos en que nos llegue más dinero por nuestro trabajo. Siempre habrá gente que suene más en la radio y gane dinero pero esto está basado más en una visión comercial más que musical, es como la comida rápida. Esto nos lleva a reflexionar sobre el modelo de sociedad que tenemos que condena a la gente creativa a vivir con muy pocos recursos mientras que unos pocos son los que acumulan capacidad económica.

¿Ve el futuro con optimismo?

Para el negocio de la música no soy optimista, para la música sí. La música siempre va a mejor, la gente necesita música y la valora. La duda es saber cuándo va a dejarse de ver mal y cuando se va a reconocer a la gente que hace música para poder vivir de esto sin tener tantos problemas sociales y económicos. Las personas son cada vez más conscientes de esta situación y por eso hay cada vez más gente enfadada. No quiero hablar de política… (ríe)

¿Qué música se pone en casa Elliot Sharp?

Glenn Gould, Robert Johnson, Bang Con,  Morton Feldman … Aunque escucho de todo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

@
%d bloggers like this: