“Lo importante es estar siempre cerca de la realidad que no es siempre éxito como ponemos en Facebook”

Date : 16 May, 2019

Núria Andorrà ha sido profesora de percusión clásica y contemporánea en el Conservatorio de la diputación de Tarragona y en el Conservatorio del Liceo de Barcelona. Ha improvisado con Agustí Fernández, Le Quan Nihn, Ingar Zahr, Mats Gustafsson, Pablo Ledesma, Nate Wooley, Frances-Marie Uitti, Joe Morris o Ramon Prats, entre otros. Ha Colaborado con grupos de música contemporánea tanto en España como en Francia o Italia. Y durante la semana previa a las Fallas visita Valencia para impartir un workshop sobre improvisación musical organizado por el Teatre El Musical y Diàleg Obert.

¿Cuéntanos tu experiencia con el workshop que has estado impartiendo en el TEM?

Ha sido muy interesante porque cada uno de los participantes viene de una disciplina diferente y eso ha hecho que cada uno aportara para que el grupo pudiera crecer, casi ha ido solo. Los tres primeros días fueron un poco de ver donde estamos cada uno y cómo nos podíamos complementar para la presentación del domingo, no es fácil tocar tanta gente a la vez. Dimos herramientas de escucha y de interacción. De buscar un lenguaje en el que el grupo se pudiera sentir cómodo y a partir de ahí los últimos días trabajamos la presentación.

¿Condiciona el proceso creativo el tener que hacer una muestra pública?

Mostrar al público siempre es un acto importante y lo tienes que tener en cuenta. Desde mi experiencia cuando hay al final de un workshop una muestra abierta, ésta condiciona el trabajo del grupo ni positiva ni negativamente pero sí que condiciona.

Estudiaste percusión porque no pudiste estudiar trompeta ¿es cierto?

Sí, entré al Conservatorio de Lleida con la intención de estudiar trompeta pero en este conservatorio no había opción. Decidí estar un año sin estudiar instrumento. Justo al año siguiente, empecé percusión y  me fascinó la variedad instrumental y me decanté por ella porque como dices no había trompeta (ríe).

¿Crees que habrías llegado a la percusión de alguna otra forma o esa fue la clave para dedicarte a ello?

Es una pregunta que nunca me habían hecho … Yo creo que no habría llegado nunca a la percusión si no llega a ser porque la descubrí en aquel momento.  Sí que habría llegado a la música contemporánea, a la improvisación y a la creación en tiempo real pero lo habría hecho con la trompeta.

¿Cuál es tu método para la improvisación?

Básicamente el de la escucha y el de la interacción en tiempo real con el artista que tengo al lado. Cuando trabajo sola pues es un poco la recopilación de toda mi trayectoria artística pasando por todos los compositores que a mí me han hecho crecer visto desde mi perspectiva. También dependo mucho de factores como la acústica de la sala, el momento en que me encuentro yo o se encuentra el público.

Nuria Andorrà

¿Diriges improvisaciones? ¿Cómo te comunicas con el resto de músicos a la hora de hacer una improvisación?

La conducción es una herramienta más, es una forma un poco distinta a la improvisación libre. Cuando conduces es como si estuvieras componiendo en tiempo real o al instante pero tienes un tiempo de reacción porque estás fuera. El intérprete tiene un margen de libertad pero no deja de estar condicionado por las direcciones del conductor y esto te permite llegar a sitios que con el colectivo no puedes llegar. Es una forma para mí distinta de trabajar, he trabajado con varios métodos.

¿Has creado el tuyo o te basas en los que ya hay?

Hay suficientes, no he sentido la necesidad de crear el mío propio. Sí que es cierto que a veces ha surgido en algún grupo alguna fórmula en la que nos sentíamos cómodos pero normalmente cojo un método que ya funciona, estudié con Walter Thomson el Soundpainting durante tres años.

Utilizas en tus creaciones objetos extraños como las piñas o las canicas ¿Cuál es el objetivo?

Busco objetos que me den elementos que necesito para la creación sonora. A veces necesito la aleatoriedad que con la manipulación técnica no puedo conseguir. Busco objetos con los que imitar sonidos de la electrónica o un saxo por ejemplo para engrandecer mi lenguaje o mis recursos y lo utilizo básicamente para eso.

¿Tienes algún límite?

Me limito sobre todo cuando tengo que viajar (ríe) Porque si no tendría que ir con mi furgoneta a todos sitios. A veces limitarse te abre puertas, te abre horizontes.

¿Cuál es el objeto más raro con el que has trabajado?

¿Qué significa raro? (ríe) Con lo último que he experimentado son con muñecos de cuerda amplificados encima de un parche con micrófonos. He creado la irregularidad de los juguetes encima del parche algunos van muy rápidos, otros lentos, otros hacen saltos y movimientos, y combinarlos.

¿Se puede hacer música con cualquier objeto?

Sí.

Nuria Andorra 2

¿Cómo surge el experimentar con los juguetes?

Fue una inspiración al ver cómo jugaban los niños y de la idea de la palabra inglesa “play” para tocar una instrumento. Intentar volver a la idea inicial de descubrimiento del sonido y de ir a la idea del juego. Si ves a un niño pequeño jugando está inmerso en la presencia del sonido, en la presencia de lo que está pasando y era un poco recoger esta idea y aplicarla con la interpretación musical. La música está en todos sitios, sales a la calle y todo tiene una relación sonora.

Trabajas con jóvenes, teniendo en cuenta que serán los futuros creadores y consumidores de música ¿hacía donde crees que está caminando la música?

Yo creo que la música contemporánea está abriendo horizontes hacia la improvisación. En estos momentos ya hay un movimiento muy activo tanto dentro del mundo académico como fuera también en toda Europa. Está surgiendo en todas las universidades como elemento creativo, como elemento curricular y se está aplicando desde el Grado hasta máster. Creo que es una corriente que está despuntando particularmente en este momento.

Chefa Alonso defiende que los conservatorios se está quedando muy atrás en la evolución que está teniendo la música contemporánea ¿Estás de acuerdo?

Yo creo que están saliendo suficientes nuevos pedagogos, gente que quiere enseñar la música desde otros sitios, se están cuestionando muchas cosas, se están revisando currículos, sí que es cierto que la tendencia del conservatorio es conservar, su propio nombre lo indica pero hasta cierto punto tampoco me parece tan malo porque yo he bebido de todo eso y para mí ha sido muy importante,  continúa en mi conocimiento toda la formación que he recibido. Es cierto que hasta cierto punto yo he tenido que romper con eso y he tenido que despojarme de ello pero también es parte del proceso. Si no hubiera pasado por ahí no estaría haciendo la música que estoy haciendo ahora, no tendría el conocimiento del Background.

¿Crees entonces que es importante la formación en los conservatorios para después poder cuestionar esos preceptos?

No se si la palabra es conservatorio o un sitio donde hay este intercambio de conocimiento musical. En otros países la formación musical es súper importante y está integrada dentro de la escuela de diferentes formas y eso es lo que hace crear el amateur o la persona que quiere la música. Creo que aquí nos falta un poco eso, crear el público y confiar que el público pueda también formarse. El problema es que si estudias para ser profesional de eso y vivir de ello pero no puedes porque no hay tanto sitio para artistas las personas se van frustrando al tener contacto con el arte y ello dificultará que pueda valorar el trabajo de los artistas. Por eso creo que hay que revisar la educación y cómo la hacemos llegar.

En uno de tus primeros conciertos no fue nadie. Has dicho sobre ello que fue “un trabajo brutal para el ego” lo que te ocurrió.

Cuando eres además de artista programador de eventos musicales te preocupas por el trabajo de comunicación  para que llegue el mensaje, para que la gente se entere de que va a haber un concierto, luego ya decide venir o no. Hay un momento en que decides que ya no es tanto tu responsabilidad, sí quieres que llegue el mensaje pero que vas a tocar igualmente, que lo importante es el hecho de tocar y compartir. El ego está ahí, obviamente todos queremos salir al escenario y que esté lleno pero lo importante no es el número de gente si no la acción musical. Con el tiempo te vas despojando de estas cosas, vas creciendo.

¿Crees que es bueno que todos los artistas pasaran por una situación similar a la que te ocurrió?

Para mí fue un aprendizaje brutal, igual hay mucha gente que lo necesitaría pero también habrá gente que no lo necesite. Lo importante es estar siempre cerca de la realidad que no es siempre éxito como ponemos en Facebook. (Ríe) Todo nos hace crecer, todo es aprendizaje.

Sabemos que te gusta mucho escuchar a las ciudades ¿A qué suena València?

A Mascletà. (Ríe) Suenan muchos petardos, es normal estamos en fallas. Es muy interesante València, suena muy bonita.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

@
%d bloggers like this: